El brote mundial de la Covid-19 preocupa a la población mundial, pero la descripción de la situación de la OMS como pandemia (sin tener suficientes argumentos científicos que avalen tal clasificación -según varios profesionales calificados-, medidas paternalistas de los gobernantes, confinamiento obligatorio, medidas represivas y procedimientos punitivos utilizados sobre la población en determinados países más un sesgo desagradable sobre los derechos humanos, sociales y políticos, han dado luz verde a algunos insolentes o conspiradores que sorprenderían al mismísimo Tomás Moro, el realizador de Utopía.  A la postre, hoy una representación sombría de una sociedad futura de cualidades perniciosas se mece sobre la humanidad al albedrío de quienes irresponsablemente pujan a diario hipótesis, proyectos o doctrinas indeseables para la población mundial.  Quizás entonces sea tiempo de recordarles a tales personajes que la historia global está plagada de insensatos que, a su tiempo, han pretendido torcer el curso natural y evolutivo...