En tiempos de abusos dictatoriales es mejor estar precavidos frente a presiones adversas, pues nunca se sabe quiénes están del propio lado y quiénes contribuyen a la causa de la vereda opuesta. Circunspección, prudencia, compromiso, responsabilidad, estrategia y silencio, son algunos de los sustantivos a tener en cuenta para salir del pantano profundo hasta reconquistar la libertad.  La población global está controlada por una élite insolente y sus lacayos locales desde larga data, y posiblemente su sometimiento maníaco sobre la humanidad continuará agravándose recurrentemente hasta que, una cantidad significativa de la ciudadanía mundial decida reaccionar, cambiando su dependencia esclavista por su emancipación sin fronteras. Unidos con espíritu de cuerpo y ligados por tan alta divisa, los caminantes independizados de su adoctrinamiento letal sabrán capear el temporal imperante al actuar esgrimiendo el arte de la paz; y así, más temprano que tarde quizás aparezca el resplandor del sol que hoy...