“Cuando la liviandad de las emociones indica la liberación de los condicionantes externos, a la luz de la luna nuestro ser real emerge desde un espejo de agua; entonces uno descubre que es árbol de apariencia ligera dispuesto a dar su savia a la Humanidad, tal cual ha sido desde el principio la finalidad del rocío que, con abrumadora delicadeza, bautiza la tierra firme y también bendice las olas del mar”....