“Halagadores y vanidosos, ¡innobles si los hay…!; personajes muy cercanos…, a veces reconocibles por su meticulosa manera de embaucar. Elegir compañía adecuada es una obra de cuidado extremo, antes de sellar una amistad, pues de tanto en tanto se tropieza uno con figuras barnizadas de sinceridad, un charol de escasa monta que desaparece…luego del primer avatar”....