“Sin demasiado resultado, los síndromes patógenos en el cuerpo de una sociedad civilizada se tratan de remediar mediante principios doctrinarios defendidos por movimientos religiosos, ideológicos o políticos; sin embargo, la mayoría de esos síntomas sociales crónicos alcanzarían su mínima expresión si normalmente la ciudadanía abordara la plenitud y nobleza de su espíritu,…y practicara más su amor al prójimo”.

Oscar


Compartir...Email this to someone
email

© Publicado en Punta del Este. Uruguay (marzo 12, 2018) Derechos reservados. Prohibida su reproducción para cualquier finalidad y/o su comercialización sin autorización previa del autor.