Si estás cansado de hacer siempre lo mismo y al finalizar el día sientes que tu interior aún está insatisfecho y tu ansiedad busca obtener recompensas superiores, más allá de los logros que hayas conseguido hasta el presente, quizá te encuentres en el momento propicio para hacer un giro vital en tu vida, pues tal estado personal podría acercarte nuevas oportunidades.

Piensa en las múltiples actividades que has ejercido en tu vida y medita sobre tus acciones en todos los ámbitos que has actuado hasta este día: familiar, social, laboral y más… De todas ellas, elige cuáles han sido las más gratificantes y, además, qué harías con beneplácito a toda hora, sin descanso sin lamentarte y sin remuneración alguna. Familiarízate con esos instantes…y presta atención especial a las emociones vividas durante esas circunstancias. Seguidamente,…sólo observa tu ánimo.

Ahora, sabes cuáles han sido tus mejores horas y, posiblemente, en ese análisis retrospectivo también hayas reconocido las cualidades que empleaste en dichos momentos.

Bien. Acabas de tomar consciencia de los mejores momentos de tu vida y de las capacidades que te distinguen, talentos que sólo tú puedes emplear de manera adecuada y en los que nadie puede superarte.

Empero, vuelve al inicio, regresa a aquel instante en el cual consideraste estar cansado de hacer siempre lo mismo y cuán poco te satisfacían determinadas acciones en tu quehacer cotidiano. Al mismo tiempo, verifica qué tanto disfrutaste aquellos otros momentos cuando te has dedicado a lo que te gusta realmente pero que rara vez profesas.

Tal vez tienes excusas sobre tus insatisfacciones pasadas, y ,probablemente, ellas se deban a impostergables obligaciones de subsistencia o a determinadas apariencias que quieres conservar frente a la gente que te rodea e incide recurrentemente en tus decisiones personales. Sea cuál sea el caso, no te achaques culpa alguna; por el momento, sólo interésate por lo que has descubierto en esta reflexión sobre ti mismo, pues su resultado podría ayudarte a abordar un estado de ánimo superior al que traías al comenzar a leer estas líneas.

Vuelve a contemplar la forma en que determinadas demandas de la gente te han hecho dichoso de tanto en tanto…y ponlas en práctica más seguido. Ofrécelas en tu medio y presta atención esmerada a las oportunidades que se te presenten cada vez, quizás en poco tiempo des un giro vital dejando la rutina que te incomoda en aras de hacer obras consonantes con tus nobles habilidades; entonces, a la sazón tu angustia se desvanecerá porque estarás en sintonía con los hechos que te procuran dicha.

Así, poco a poco, cuando tu razón de vida se fortalezca apreciarás que gran parte de tu tiempo lo dedicas para servir al prójimo sin agotarte; pero, hasta lograrlo, evita dudar de tu nueva visión y de posar tu ansiedad diaria sobre ella, deja que las cosas fluyan tal como aparezcan a tu paso prescindiendo de tus no puedo. Confía plenamente en tu fuente interior, ella se encargará de tu bienestar; solamente, permítele actuar…

Oscar


Compartir...Email this to someone
email

© Publicado en Punta del Este. Uruguay (abril 25, 2021) Derechos reservados. Prohibida su reproducción para cualquier finalidad y/o su comercialización sin autorización previa del autor.