Desde siempre, el Estado conserva el monopolio de la violencia -física y psicológica- a través de sus socios (medios masivos de comunicación, corporaciones, empresarios y funcionarios, entre otros) con el objetivo de obligar a la ciudadanía a seguir los programas de esclavitud que la Élite -a la que ellos rinden tributo- desea imponerle a la población en general.

Afortunadamente, la política económica nos da la fórmula para salir de tales circunstancias, ya sea que éstas hayan sido provocadas por la presente pandemia o por cualquier otro plan de mal vivir que la Élite del momento desee imponerle a la humanidad.

La teoría económica neoclásica focaliza sus acciones de funcionamiento en el juego de la oferta y la demanda, la cual determina el valor real -cuantitativo y cualitativo- de los objetos y sujetos en función de su mejor utilidad social. Es decir, que aquello que bien le sirve al consumidor continúa vigente sobre el escenario y lo que no le es util desaparece de éste.

Ergo: sí los medios de comunicación masiva no le dan a sus consumidores información responsable y cierta, es suficiente que ellos dejen de consumirla como para que dichos insolentes irresponsables dejen de existir en el mercado de las comunicaciones; sí los gobernantes y/o sus opositores no cumplen sus promesas públicas, bastaría con no seguir sus indicaciones o reglamentaciones para que ellos caigan por la propia fuerza de sus engaños y manipulaciones; sí uno o varios empresarios salen de su rol específico y se enredan en contubernios bastardos y falaces, bastaría con dejar de consumir sus productos y/o su imagen corporativa para destronarlos definitivamente del mercado que les dio origen, fama y fortuna; etcétera, etcétera, etcétera.

En pocas palabras, depende exclusivamente del comportamiento que cada persona tenga frente al dominador de una situación adversa singular para salir indemne de cualquier propuesta de esclavitud, servidumbre o similar desgracia. 

En fin…, de tu conducta responsable y comprometida depende el resto de la humanidad que te alberga. Ojalá hoy te encuentres en la senda adecuada que cualquier sociedad digna espera de quienes la integran.

Oscar


Compartir...Email this to someone
email

© (marzo 25, 2021) Derechos reservados. Prohibida su reproducción para cualquier finalidad y/o su comercialización sin autorización previa del autor.